Diccionario de términos clave para el mercado de luz

El mercado de luz y las factura se han convertido en unos de los asuntos más complejos de entender para los consumidores, tanto por su funcionamiento como los conceptos que se utilizan en las facturas y las compañías cuando hablamos con ellas.

El objetivo de este post no es otro que explicar algunos de los conceptos más importantes, para saber de qué nos hablan.

 

DISTRIBUIDORA

Como su nombre indica, se encarga de llevar la electricidad a nuestro suministro. Es la propietaria de las instalaciones comunes hasta el contador (puede ser de alquiler o propio) y responde ante la calidad del servicio y las averías. También es la responsable de las lecturas del contador.

 

COMERCIALIZADORA

Surgen con la liberalización del mercado eléctrico. Se ocupan de adquirir la energía del mercado mayorista para los clientes. Podemos elegir la que queramos y se ocupan de facturar y repartir con la distribuidora los costes cobrados en las facturas. Las acciones que distribuidora haga en el suministro irán facturadas a través de la comercializadora elegida.

 

CUPS

Es el DNI del punto de suministro, es decir, de tu vivienda. Esta numeración permanecerá en el tiempo, a pesar de que el suministro se diera de baja, ya que figura ligado a ese domicilio.

Hay uno distinto para la luz y para el gas natural, en caso de que tengas ambos suministros. Es un conjunto de 20-22 caracteres entre números y letras que identifica a cada suministro en España.

Si se trata de una vivienda nueva, donde nunca ha habido luz anteriormente, debes solicitar a la Distribuidora de la zona que genere uno para tu suministro.

Por el contrario, si tu suministro ya está dado de alta o si lo estuvo anteriormente, puedes encontrar el Cups en una factura anterior.

 

TÉRMINO DE POTENCIA

Es la potencia en kilovatios (kW) que decide contratar el consumidor en el punto de suministro, es la parte fija de la factura. Tú término de potencia va marcar el límite de la energía que podemos demandar en cada momento, es decir, cuanto mayor sea la potencia contratada, más aparatos voy a poder conectar a la red simultáneamente. Tan importante como tener cubiertas esas necesidades, es que esté ajustada, ya que en caso contrario estaremos pagando de más o bien nos saltará la luz todo el rato:

TÉRMINO DE ENERGIA

Es la cantidad de energía que has consumido, es decir, la parte variable de la factura. Tu coste será el resultado de multiplicar tu consumo por el precio de la energía según tu tarifa (kWh). Incluye el coste de la energía en el mercado mayorista más la tarifa de acceso de energía. Su valor será determinado en el contrato con la empresa comercializadora. Aquí es importante tener en cuenta los tipos de estrategia de las comercializadoras. Unas aplicarán margen al precio del kWh y otras te lo venderán a precio de coste. Esto lo trataremos en la entrada, Tipos de tarifa de la luz.

 

Discriminación Horaria:

La discriminación horaria es un tipo de tarifa eléctrica que diferencia el precio de la luz en función a las horas del día. El objetivo de este tipo de tarifas es redistribuir a lo largo del día el consumo de luz por parte de los consumidores. El objetivo de fomentar el consumo en las horas de menos demanda para aumentar así la eficiencia energética.

Actualmente se dividen en tres periodos para la energía consumida y en dos para la potencia contrada. A estos tramos horarios se les conoce como:

  • Periodo Valle

Es el periodo que va de 00:00 a 08:00.  Este es el tramo donde la energía tiene el precio más competitivo.

 

  • Periodo Llano:

Es el periodo que va de 08:00 a 10:00, de 14:00 a 18:00 y de 22:00 a 00:00.  Este es el tramo que recoge más periodos del día, ya que son hasta 3 momentos diferentes. Es segundo periodo más competitivo.

 

  • Periodo Punta:

Es el periodo que va de 10:00 a 14:00 y de 18:00 a 22:00. Este es el tramo más caro y el que puede hacer

Galuresa