¿Qué tipos de tarifa de la luz hay?

¿QUÉ TIPOS DE TARIFA DE LUZ SE PUEDEN CONTRATAR? Dentro de la tarifa 2.0TD para suministros con potencias inferiores a 15kWh para hogares y pymes hay muchas opciones en el mercado:
  • Precio fijo: Pactan con los clientes un precio estable para el kW consumido, normalmente sin tener en cuenta los horarios de consumo.
  • Cuota mensual: Según el histórico del consumo, acuerdan un coste fijo mensual para una cantidad de consumo anual. En caso de que esa cantidad anual no fuera suficiente, ofrecen la opción de ampliar consumo y cuota o sino, penalizan por el sobreconsumo acordado.
  • Ofertas personalizadas: Son tarifas donde aplican distintos precios según ciertos horarios promocionados, sin tener en cuenta los periodos valle, llano y punta. Por ejemplo con los horarios de la antigua discriminación horaria.
  • Pago por consumo: Basándose en el precio de subasta diaria o pool, cobran a los clientes por su consumo real en sus horarios reales de demanda, es lo que conocemos como tarifas indexadas.
TARIFAS PROS CONTRAS
Precio fijo No hace falta tener en cuenta horarios No le afectan bajadas potenciales en coste de las variables.
Cuota mensual Planificación de gastos Preocupación constante por estar dentro del consumo anual.
Oferta personalizada Adaptación de horarios a consumos No le afectan bajadas potenciales en coste de las variables.
Pago por consumo Pago real según demanda Variación en la previsión de gastos.
    Pago por consumo En España, todas las comercializadoras compramos la energía en la misma subasta eléctrica, cada hora del día. Así que cada día hay 24 precios distintos de subasta. Esta variación en el precio de cada hora se debe a la demanda real que soporta la energía volcada a la red, es decir, con la misma demanda, si las energías renovables, que son las más económicas en su producción, están aportando en esa hora, al no tener que depender de otras fuentes más caras, el precio de subasta es a la baja. Si, por lo contrario, hace falta que produzcan las centrales térmicas (carbón, gas o de ciclo combinado) el precio se encarece. Por eso, los meses de invierno suelen ser más caros, ya que la demanda aumenta (uso de calefacciones, menos horas lumínicas…) y la capacidad de las renovables disminuye. A mayores del coste de la subasta, para cubrir gastos de gestión, las comercializadoras pueden hacerlo de dos maneras distintas:
  • Cobrar un margen aplicado al precio de subasta, inflando el precio de la energía consumida.
  • Cobrar una cuota de gestión informada.
Dentro de las comercializadoras facturan según pago por consumo hay dos grandes bloques: Mercado Regulado: PVPC: es la tarifa que hasta hace poco era la tarifa mayoritaria en España, que sigue los precios de las subastas, con los costes regulados por el Estado y un margen para cubrir costes. Hay 8 comercializadoras de referencia que la pueden ofrecer, para potencia inferior a 10kW, y son las únicas que tienen la opción de aplicar el Bono Social. El impacto medioambiental de su luz es de las más contaminantes, con clase energética F o superior en cuanto a emisiones de CO2 y residuos radioactivos. (Logos de las 8?, imágenes: subasta, clase energética https://www.ree.es/es/actividades/operacion-del-sistema-electrico/precio-voluntario-pequeno-consumidor-pvpc) Mercado Libre: Aunque se suele confundir el mercado libre con no seguir el precio de la subasta, no tiene por qué ser así. Luz y Gas de Galuresa pertenece al mercado libre y factura la luz a precio de subasta. Esto permite mejorar las condiciones de cara al impacto medioambiental y ofrecer mejoras en servicios paralelos (Bumeran).

Galuresa